sábado, noviembre 12, 2005

Luchando contra el olvido




El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, comenzó una masiva campaña de vacunación para inmunizar a 800.000 niños afectados por el terremoto que azotó a la zona de Cachemira administrada por Pakistán.
Los equipos de vacunación intentarán llegar a las zonas montañosas más remotas del país con el objetivo de frenar la propagación de enfermedades mortales.
La campaña contempla la vacunación de niños contra el sarampión, polio, difteria y tétano.
Las autoridades creen que al menos 73.000 personas murieron a causa del terremoto, aunque organismos de ayuda internacional estiman que el saldo de muertos es de al menos de 87.000.
La Organización de Naciones Unidas advirtió que podría haber una segunda ola de muertes, si los niños no reciben a tiempo atención médica, agua limpia y las vacunas necesarias para evitar nuevos contagios.
El organismo estima que entre las víctimas del terremoto perecieron al menos 17.000 niños. UNICEF inmunizó 300.000 niños el mes pasado, pero a medida que pasa el tiempo, disminuyen las posibilidades de que las víctimas sobrevivan en las zonas aisladas.