viernes, noviembre 11, 2005

Síndrome de Down ...Diagnóstico precoz

Imagen tomada desde http://www.womenshealthsection.com/content/obssp/obsdu001.php3


Según los resultados de un estudio financiado por el gobierno estadounidense, nuevos análisis que se realizan durante el primer trimestre del embarazo son mejores para identificar la presencia del síndrome de Down en el feto que todos los tests convencionales que se hacen más tarde.
Los autores de este estudio aparecido en la última edición del "New England Journal of Medicine" dieron cuenta que estos nuevos análisis lograron detectar a un 87% de los fetos con el cromosoma adicional que causa el síndrome de Down, en contraste con el 81% que se identifica normalmente con los tests que se hacen en el segundo trimestre.
El síndrome de Down afecta a más de 2 millones de personas en el mundo y produce una incapacidad tanto física como mental. Se da en cerca de uno de cada 700 a 900 nacimientos.
Este estudio fué realizado en 15 hospitales y que incluyó a más de 38.000 mujeres .
Los hallazgos de este estudio sugieren que los padres contarán con más oportunidades para decidir si realizan un aborto no bien iniciada la gestación" explicó Joe Leigh Simpson, obstetra en el Baylor College y profesor de ginecología, en un editorial que acompaña al estudio." Si se pone fin al embarazo en el primer trimestre, en lugar de en el segundo, se lo puede hacer de forma más privada y segura", agregó Simpson.
Médicos del gobierno recordaron que el hecho de poder enterarse antes de la presencia del síndrome de Down y otros defectos congénitos puede ayudar a las parejas a prepararse, aun cuando opten por no abortar.
El análisis convencional para detectar el síndrome de Down es uno de sangre que se realiza en la semana 15 a la 18 del embarazo. La nueva alternativa, que se realiza entre la semana 11 y 13, es una combinación entre análisis de sangre y ultrasonido que mide la magnitud de la brecha de fluidos en el cuello del feto. Los nuevos análisis ya se utilizan.
Estos nuevos análisis son importantes avances en relación a los años 70, cuando se detectaban nada más que entre el 25 y el 30% de los casos de Down durante el embarazo, recordó el doctor Simpson.
De todos modos, el principal autor de este estudio, Fergal Malone, presidente de obstetricia y ginecología en el Royal College de Cirujanos de Irlanda, advirtió que estos estudios tienen sus limitaciones."La medición de la brecha de fluidos en el cuello del feto es en verdad algo muy difícil de hacer, ya que se debe apelar a un técnico para que mida en una imagen computarizada un espacio en fracciones de milímetro", concluyó Malone. En cerca del 7,5% de los casos de este estudio, los técnicos no pudieron medir con precisión este espacio