sábado, noviembre 12, 2005

Una tragedia olvidada












El 8 de Octubre un gran terremoto sacudió a parte de Asia siendo Pakistán la más dañada . Los variados acontecimientos del período han pasado al olvido el drama humano y sanitario que allá sucede .
Se calcula que al menos 54.000 personas perdieron la vida como consecuencia del sismo y otras 60.000 personas resultaron heridas.
Naciones Unidas calcula que más de tres millones de personas quedaron sin hogar por el fenómeno .
En las zonas afectadas, los integrantes de los cuerpos de socorro califican de trágica la situación médica, especialmente en las áreas remotas porque muchos heridos se encuentran entre la vida y la muerte.
El coordinador de Naciones Unidas para las tareas de ayuda humanitaria, Jan Egeland, acusó a los países donantes de haberle fallado a los sobrevivientes del terremoto que sacudió el sur de Asia.

Según las acusaciones de Egeland, la respuesta internacional ha sido inadecuada y la escasez de ayuda tras el temblor empeoró las cosas de tal manera que la situación de crisis es ahora más grave que la generada por el Tsunami en diciembre del año pasado.
"Nunca hemos enfrentado una pesadilla logística de estas magnitudes. Pensábamos que el tsunami había sido lo peor pero lo supera", explicó Egeland.
Poco antes de las declaraciones de Egeland, el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, había advertido ya del peligro de una segunda ola de muertes en la zona de Cachemira destrozada por el terremoto, a menos de que se aumente la ayuda internacional para los damnificados.
"Una segunda ola masiva de muertes puede ocurrir si la comunidad internacional no decide ahora dar un paso hacia adelante en sus esfuerzos de asistencia", declaró.